martes, 10 de noviembre de 2015

Tranquilitud

Una vez que el terror
Se hubo disipado
Y el ruido pasó,
Solo queda el silencio
Y la tranquilidad.
Después de la paliza.

El cuerpo ya no tiembla
Y ocupa todo el espacio que puede
Duele en alegrías intermitentes
Espasmos de gozo
Y la eterna espera
De llenar el vacío
Con algo
Que no sea angustia.